A perder pronto se aprende

 

pero te enseña la vida

 

que una derrota no es siempre

 

el final de la partida

 

Rocío Díaz